08 febrero 2010

Alfombras a la carta


A la hora de comprar una alfombra debemos tener presente dónde va a estar colocada la misma, cual va a ser su funcionalidad, los muebles o la decoración que ésta va a tener a su alrededor, el tamaño que deberá tener,... Todo ello hará depender la elección de un tipo u otro de alfombra.

Aparte del presupuesto, dos suelen ser dos los problemas que se nos plantean, uno dar con el diseño acorde con la decoración de la estancia en la que la vamos a colocar y otro que sus dimensiones se adecuen al espacio que queremos que cubra.
Pero hoy en día estos dos problemas tienen solución. En cuanto al tamaño, si bien en alfombras estándar, tenemos una variedad máxima de cinco o seis medidas por modelo, sin embargo, en muchas empresas, tenemos la posibilidad de encargar nuestra alfombra de una medida personalizada e incluso nos suelen dar la opción, de combinar la base con la cenefa que se nos antoje.
Puede ser el propio diseño de la alfombra el que nos haga centrar nuestra atención a nivel del suelo
Cuidado con las alfombras que tengan un motivo central, ya que éste obliga a disponer el mobiliario de su entorno de una manera simétrica a él. Una alfombra sin medallón central nos deja una mayor libertad.
Por ejemplo, Una alfombra demasiado pequeña colocada en una gran habitación, puede dar una impresión pobre, no quedará bien. Pero tampoco debe ser demasiado grande y cubrir todo el suelo, ya que un suelo bonito puede realzar nuestra alfombra y realzar la decoración de la sala.
Una alfombra que va a estar muy expuesta a la uso, al tránsito, debe ser robusta y pesada, con el fin de quedarse bien en el sitio y que no se mueva. Como también puede ser ventajoso para una alfombra aislada sobre la cual se anda muy raramente, que tenga un motivo y una configuración que atraiga las miradas, sera la protagonista de la estancia.
La ausencia de color en la habitación puede quedar perfectamente equilibrado con una alfombra atrevida y vibrante . Mejor si es una pieza grande, que ocupa gran parte del suelo de la habitación. Concentrando el color en un único punto de la estancia, esta quedará perfectamente equilibrada.
 Si tiene un comedor pequeño con una mesa, ponga una alfombra debajo de la mesa con colores que combinen con la habitación. Esto crea una atmósfera totalmente moderna e innovadora, además de ser un excelente item del feng shui.
Intente jugar con las texturas y los colores de las alfombras tanto como su hogar o área de trabajo, lo permitirá que la visión se dirigirá a ella. Las alfombras son muy diversas en cuanto a dibujos, las hay con flores, con figuras geométricas cuadrados, círculos, formas ovaladas, las hay que tienen líneas irregulares, otras parecen hechas a recortes las hay con estampados salvajes.
Fibras naturales como el yute, el coco, el sisal…y otros tejidos como chenilla, lana, piel, microfibra…desde los modelos más clásicos en colores lisos o con bordados, hasta alfombras pensadas para habitaciones infantiles y juveniles en colores vivos y con dibujos llamativos, desde las mas funcionales, para protegernos del frío del suelo, hasta las más sofisticadas y elegantes alfombras, capricho de decoración, todas ellas elaboradas con los más altos requerimientos de calidad están a nuestra total disposición en el mercado.

Consejos para preservar las alfombras

Las alfombras deben ser cuidadas regularmente con el fin de prolongar su duración y sus cualidades estéticas.
Una de las acciones que tenemos que hacer de forma más regular es quitarle el polvo. Esta acción la debemos realizar con el aspirador, en modo cepillo. Este mantenimiento es esencial, porque de no hacerlo, el polvo se introducirá entre las fibras de su alfombra y las ahogará. Además, una alfombra sucia atrae más a las polillas.
Cambia de sitio o de sentido tu alfombra de vez cada cierto tiempo con el fin de que no ésta no esté expuesta del mismo modo a la luz y al uso.
Para que tenga un aroma agradable y mantenga un color brillante se recomienda antes de aspirar espolvorear con abundante soda de hornear; también si son lavables la puede lavar a maquina 1 vez cada 2 o 3 meses, depende en la habitación que se encuentre. Recuerde que si usted pretende llevar en su casa un buen mantenimiento de alfombras, nunca debe colocar las alfombras persas en la lavadora. Si se mancha su alfombra y no quiere lavarla puede echarle agua de soda, espuma de afeitar, cuatro tazas de agua, más 4 cucharadas de vinagre blanco o crema dental.















Alfombras Pablo Paniker